¿Qué precauciones tener con un bebé en verano?

precauciones con bebé en verano

Se acerca un verano especial, este año tenemos en la familia un nuevo miembro que será el juguete y el centro de atención de todos. Prestar especial atención a las necesidades de los más pequeños en esta época es fundamental. Vamos a ver qué precauciones tener con un bebé en verano.

¿Qué precauciones tener con un bebé?

Para tener siempre presente las precauciones más importantes vamos a memorizar tres palabras: Hidratación, protección y temperatura.

Hidratación de los bebés:

Cuidar la hidratación de un bebé es lo más importante durante todo el año, pero en verano especialmente. Aunque su actividad física no es mayor que la de un bebé en invierno, sí que la sudoración es mayor. Si el bebé sólo toma pecho o biberón, consulta con su pediatra si es necesario incluir un poco de agua entre cada toma. Si ya toma alimentos como papillas o purés, dar constantemente agua es indispensable. Recuerda que también el agua es un sabor nuevo para ellos, aunque pasen bastante rato con el biberón controla la cantidad que beben por las medidas. Muchas veces pasan la mayor parte de ese tiempo jugando con la tetina y no están bebiendo.

Protección para bebés:

¿Exponer al bebé al sol en verano?, rotundamente NO. Si quieres pasear y que le llegue algo de luz solar a la piel hazlo a primera hora de la mañana o cuando esté atardeciendo. Su piel es muy sensible y fina y cualquier rayo solar le puede causar daños. Además, incluye en su ropa un sombrero o gorrito fino que le proteja la cabeza y evita que la claridad entre demasiado directa por los ojos.

Por supuesto, usar protector solar para bebés con el mayor factor. Renueva este cada cierto tiempo y si además acudes a la playa o piscina, protege al bebé con prendas largas adaptadas al verano, como pueden ser los bañadores con protección solar UPF 50.

Hay otro tipo de protectores que debemos tener muy presentes. Los repelentes para mosquitos toman protagonismo en verano, pero cuidado, hay que elegir bien qué tipo de protector usar y la marca, ya que no deben suponer ningún riesgo para el bebé.

Si pasáis un agradable día de playa, apuesta por las carpas o tiendas para bebés. Te garantizan la protección de los rayos UVA y la comodidad de tu bebé.

Temperatura de los bebés:

¡Ojo! En verano podemos cometer el mismo error que en invierno. Pensamos que nuestros bebés tienen la misma sensación térmica que nosotros o justo todo lo contrario. Si estamos en movimiento y tenemos calor, no debes desproteger de ropa al bebé ni mucho menos ponerlo donde el aire acondicionado sea fuerte y directo. Tampoco debes abrigar al pequeño como si estuviéramos en enero. Ellos tienen su propia temperatura y es aconsejable tener siempre alguna prenda fina puesta. Además, cuando los tenemos en brazos, su temperatura aumenta por la transmisión de la temperatura de nuestro cuerpo, por eso es mejor no cogerlos sin ropa, aunque parezca lo contrario con alguna prenda estarán más fresquitos.

Disfruta de esta época de diversión, días largos y salidas pero teniendo siempre en cuenta que nuestro bebé necesita la atención de siempre, y respetando sus rutinas y horarios.

Puede que te interese

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Bienvenid@agência de marketing digital especializada em estratégias e resultados